La energía solar es ilimitada, gratis, y...  "está de moda".

Con una ducha solar se puede tener agua caliente gratis en cualquier lugar, siempre que el sol este por ahí cerca, -,ahorra gas y electricidad.

Aprovéchate de la energía solar

 

Es una bendición que nos brinda la naturaleza y que son métodos infinitamente más sencillos y baratos que optar por una ducha solar eléctrica o a gas, y te puede hacer la vida más agradable.

Las duchas solares son aptas para cualquier jardín y, lo más importante, cualquiera puede instalarlas, Y disfrutar de una ducha al aire libre sin sufrir los sobresaltos de los cambios de temperatura del agua es un punto a favor para casi muchos.

Las duchas solares, en realidad, son bastante simples. Constan de un tubo de aluminio térmico o PVC  los cuales sirven como un elemento contenedor del agua y puede llegar a calentarla hasta los 60º.

 

Se instala fácilmente

Un grifo regulador con las posiciones de caliente y fría sirve para mezclar el caudal de la ducha a gusto. 

La instalación es muy sencilla ya que solo necesita ser anclada en el suelo y tener una toma de agua que puede ser una tubería o similar en la que enganchar la ducha. Obviamente, conviene que reciba la luz solar directa el mayor número de horas posible, -aunque hay algunos modelos que no lo necesitan. 

Con materiales, cada vez más sofisticados, permiten, calentar el agua con la propia temperatura ambiente (conductividad térmica) independientemente de que haya haya sol o no. Hay algunas que usan otros métodos, como células receptoras o paneles solares.

 

Permite disfrutar del agua caliente antes y después de entrar en la piscina o, de un remojón en el jardín. Un ático también es apto para la ducha solar, así como una terraza.

Igualmente puede usarse como ducha complementaria al llegar de la playa o, simplemente, por disfrutar del placer de una remojón a la luz de las estrellas en el jardín. El toque ecológico nocturno se puede conseguir añadiendo elementos de iluminación solares.

 

Una ducha solar fabricada en casa

Un ejemplo de ducha solar casera consiste en instalar una normal, usando como toma de agua una manguera lo suficientemente larga como para enrollarla varias veces en el lugar adecuado para que reciba los rayos del sol. Así se puede comprobar cómo se calienta el agua. Eso sí, dura menos y pasa de una temperatura demasiado caliente a otra fría en muy poco tiempo.

Existen múltiples modelos de duchas solares; fabricadas en PVC o acero inoxidable e incluso con acabados de madera. Una ducha solar mantiene un depósito de agua que se caliente aprovechando la energía solar. Esto le permite, sin ningún coste añadido, tomar una ducha caliente en su jardín. Algunos modelos permiten regular la temperatura del agua con el grifo.

 

"Una asociación entre la Secretaría Municipal de Ambiente de Rio de Janeiro y empresas privadas ha permitido la instalación de una ducha que capta el agua subterránea a través de una bomba instalada a nueve metros de profundidad, a su vez impulsada por la energía captada por una placa fotovoltaica".

Diseño grafico

Ilustraciones

Nuestros Diseños

Destacados
Agotado
Copyright © 2019 Rebasando. Todos los derechos reservados.