¿Cómo funciona el microondas?
Este aparato utiliza ondas para calentar la comida.

Éstas son lanzadas desde el magnetrón, un dispositivo que, conectado a una pequeña antena, actúa de manera similar a una emisora de radio, aunque sus ondas son de una frecuencia muy alta en comparación con las de radio, concretamente de 2,45 GHz.

 

→Frecuencia

   

Esta frecuencia es parecida a la que utilizan los teléfonos móviles o con la que trabajan algunos procesadores.

La particularidad de esas ondas es que a esa frecuencia su energía es absorbida por las moléculas de agua, por las grasas y por los azúcares, constituyentes clave de los alimentos, haciendo que sus átomos se muevan ligeramente y comience así a calentarse la comida.

Los átomos están bastante separados entre sí para el tamaño de las microondas

Estas microondas atraviesan la comida y rebotan en las paredes del horno, volviendo a atravesar la comida una y otra vez. Teniendo en cuenta las pequeñas dimensiones del aparato y que las microondas viajan a la velocidad de la luz, este proceso se repite varios millones de veces por segundo. 

 

 

También es fácil entender por qué los alimentos se cocinan uniformemente, sin que existan apenas diferencias entre el interior y el exterior.

A diferencia de la cocina tradicional, donde
el calor tiene que pasar por conducción desde
el exterior hasta el interior. en un microondas
el calor está en todas partes a la vez, ya que
las moléculas se mueven por igual en todo el alimento.

Otra particularidad de las microondas de esa frecuencia es que la mayor parte de los plásticos, vidrios y cerámicas no absorben su energía, lo que nos permite calentar la comida sin calentar el contenedor, aunque lógicamente el calor de la comida puede pasar por conducción al recipiente.

 

 

En cuanto a su peligrosidad,

hay que tener en cuenta que la radiación de un horno
microondas está formada por nada más que ondas electromagnéticas,

No es un reactor nuclear, no existe peligro por una exposición continuada y por supuesto ingerir alimentos calentados en el microondas no supone más peligro que el de quemarse la lengua. Se puede correr el riesgo de quemaduras interiores sólo en el caso de que el microondas tenga fugas importantes.

Las microondas también pueden interferir en el funcionamiento de dispositivos electrónicos de precisión como un marcapasos, por lo que no conviene estar muy cerca de un microondas en marcha si se utiliza uno de estos aparatos.

 

Sí puede llegar a ser peligroso calentar agua u otros líquidos durante mucho tiempo.

En esos casos, podría ocurrir que el líquido se calentara por encima de su punto de ebullición y sin embargo no formara burbujas de vapor, como haría en un cazo calentado mediante llama. Entonces, al abrir el microondas podría el agua brotar directamente a su cara. El agua hierve de forma explosiva y salpica el contenido produciendo serias quemaduras si entra en contacto con la piel.

 

Curso serigrafia

Diseño grafico

Copyright © 2020 Rebasando. Todos los derechos reservados.