Importancia del color en la decoración

El color es esencial. Todo tiene color, los materiales naturales tienen un color asociado a su naturaleza. Todos sabemos que el color y su empleo son elementos decisivos a la hora de definir la decoración de la casa. Por eso es posible que una selección de colores para decorar aporte al espacio una intención y estilo determinado.

El primer paso es definir el color y buscar el tono apropiado para su objetivo.

   

Los colores fríos por lo general son aquellos relacionados con los azules, incluyendo al mismo azul, mientras que los tonos rojizos son más cálidos, vibrantes. De ahí que encontremos colores que pueden ser clasificados como fríos y cálidos, pero también como románticos, casuales, tradicionales, etc. Claro que no es tanto el color en sí mismo como la combinación de colores que empleemos. Combinar estos colores ofrece resultados que suelen ser muy bien vistos, incluso cuando se los combina con otros colores complementarios, como los naranjas y los rojizos en zonas puntuales.

Los colores fríos están indicados en habitaciones de espacios reducidos ya que reflejan la luz en menor cantidad que los cálidos. Evita por tanto, si quieres un ambiente frió  el insertarlos en grandes áreas. Combina azul con blanco en la decoración que también queda muy bien.

También se puede optar por el color en el hogar con un contraste entre el blanco y el negro, o bien utilizar la opción del efecto del blanco sobre el blanco, ya que existe una amplia variedad de tonalidades dentro de este color. Debemos tener en cuenta que no es aconsejable utilizar más de dos o tres colores con el fin de obtener un ambiente equilibrado y armonioso.

Antes de decidir el color para decorar la habitación, hay que tener en cuenta aspectos como el tamaño, la cantidad de luz que recibe o la dirección en que está orientada la estancia. Por ejemplo, los colores cálidos y luminosos son más indicados para una casa orientada hacia el norte, mientras que un hogar orientado hacia el sur aceptaría mejor los colores vivos y los tonos pastel.

Emplea diferentes saturaciones para los fondos sobre todo si quieres potenciar sensación de amplitud. También los grises y ocre son colores que lucen de maravilla con esta paleta. Ten cuidado con las proporciones siempre porque podrías terminar creando ambientes serios y fúnebres en el color del hogar.

En cuanto a las dimensiones, en estancias pequeñas son más indicados los colores fríos, blancos o incluso las aplicaciones de papel o vinilos en la pared, siempre que se aplique con sensatez y originalidad. Si se trata de un espacio demasiado amplio se debe utilizar algún color vibrante y cálido al mismo tiempo, con el fin de conseguir el efecto de que las paredes parezcan más cercanas las unas a las otras. Respecto a la luz, para los ambientes poco iluminados son recomendables los colores frescos, mientras que en estancias muy iluminadas se pueden utilizar colores cálidos para crear una atmósfera equilibrada.

Los ambientes clásicos y coloniales van más a lo natural, por lo que harás bien en elegir colores para decorar como los beis, marrones, carmelitas, ocres y toda esta gama incluyendo los naranjas. Siempre las tonalidades en contraste serán tu centro de atención por lo que si recreas ambientes claros, donde coloques los tonos oscuros crearás énfasis y viceversa.

No te frenes, apuesta por el color en el hogar y llenalo de vida y experiencias. Toma una paleta de colores para decorar y crea espacios a tu gusto y sensaciones, verás qué placer sentirás de estar en cada uno de tus rincones, ideados por ti. 

 

Copyright © 2020 Rebasando. Todos los derechos reservados.