Una cocina solar es simplemente una caja bien aislada

La cocina solar es la manera mas simple y segura para cocinar alimentos sin consumir combustible.Por la parte superior ingresa la radiación solar. En el interior de la cocina hay una plancha negra que absorbe la energía solar y la transforma en calor. La cocción parte a unos 60ºC, pero mientras más temperatura levante la cocina, mejor.

Una buena cocina debe ser capaz de levantar más de 130ºC sin carga en un día asoleado.

Para que la comida quede dorada (asados, papas, queques) es indispensable que funcione bien, la cocina debe estar bien aislada y además sin fugas de aire.

Si el sellado es defectuoso, el calor se escapará por la rendijas y la cocina funcionará mal.

La energía penetra por los vidrios, entra al horno donde calienta la plancha negra y el aire dentro de la cocinas.

Así que los alimentos que están dentro de la olla reciben calor desde todas las direcciones ¿Cuales son los materiales adecuados? Hay cocinas hechas desde cartón hasta metal.

Los aspectos básicos

La caja: el ideal es que la estructura se haga de madera seca, para facilitar el montaje. 

Siempre existe la alternativa de fabricarla con otros materiales.

 Cientos de miles de personas alrededor del mundo tienen que caminar millas para recolectar la leña, la cocina solar es una bendición para millones de personas que carecen de acceso a agua potable y se enferman o mueren cada año por contaminantes en el agua que pueden ser prevenidos.

No tengan miedo de experimentar.

El Trupan (MDF) no funciona bien, pues es poroso al vapor de agua y se disgrega con humedad y temperatura. Por lo tanto solo sería aceptable para una experimental.

Pero en ese caso el cholguán vale lo mismo y es excelente, total, en el peor de los casos funcionará mal.

 

 

Pero cualquier material debe:

  • a) Tener una resistencia razonable a la intemperie.
  • b) Soportar temperaturas mayores de 150ºC (los plásticos normales quedan descartados).
  • c) Tener buena resistencia mecánica.

 

Otro aspecto básico es el aislante.

Para una cocina demostrativa, de no muy larga duración, se puede aislar con planchas de aislapol.

Pero el aislapol se derrite más allá de unos 70C, por lo cual a la larga se va “achuñuscar” dentro de los marcos, haciendo que la aislación no sea tan efectiva. Sin embargo, las famosas cocinas de Villaseca en la IVª Región usan aislamiento de aislapol y llevan funcionando más de 10 años. Claro que una falla en la aislación hace que la cocción se haga más lenta.

En el norte, poco importa pues las temperaturas ambientes son suaves y la radiación solar maravillosa.

El mínimo razonable de aislante es 50 mm (5 cm).

Un espesor mayor permitirá retener mejor el calor, pero no tiene sentido ir más allá de los 8 a 10 cm de aislante. Se han construido cocinas con otros aislantes.

Para efectos demostrativos se puede utilizar cartón corrugado. Pero si se quiere hacer algo sencillo, lo mejor es utilizar aislapol (poliestireno expandido).

Es muy barato y funciona. Pero se va destruyendo con el tiempo.

El cholguán es muy buen material para costados y exterior.

Pero debe pintarse cuidadosamente con un muy buen óleo o esmalte para protegerlo del agua y vapor de agua. Alternativamente se puede utilizar metal. Por ejemplo cinc o planchas delgadas de aluminio. Son mucho mejores desde el punto de vista de durabilidad, pero el costo y complejidad de fabricación aumenta.

  

Ilustraciones

Diseños

Destacados
Agotado
Destacados
Agotado
Destacados
Agotado
Copyright © 2019 Rebasando. Todos los derechos reservados.