solo dios solo el me ayudaNaufragó y rodeado nada mas que por la soledad y el oleaje del agua. En estas circunstancia el hombre elevo una oración desesperado:

- Dios, sálvame, ayúdame!

Un barco pesquero se acerco, y uno de sus tripulantes le lanzo una cuerda al naufrago y luego le grito:

- "toma bien firme la cuerda que nosotros te ayudamos a salir del agua.

El naufrago con una insolita seguridad le contesto:

- No se preocupen, yo le pedí ayuda a Dios, así que dejare que el y solo el me rescate de esta situación.

Atonitos, los pescadores respetaron la respuesta por parte del naufrago, y se fueron.

Pasaron varias horas y este naufrago seguia en el agua, levanto nuevamente su clamor a Dios:

-Dios, Dios, ayúdame, sálvame de esta situación!

El capitán de otro barco fue informado de la presencia de un hombre que se encontraba abandonado en el oceano, se acercaron donde se encontraba aquel hombre y el capitán ordeno lanzar un chaleco flotador salvavidas y una cuerda. 

Todos estaban a la espera que este hombre tomara la cuerda y comenzara a colaborar para ser rescatado.

Pero, nuevamente, el naufrago no le tomo importancia a la ayuda de las personas.

- Pueden irse -

dijo el náufrago

- Dios me va a salvar. (Su mente estaba aferrada a la ayuda directa de Dios)

La embarcación decidió hacer la retirada para seguir su rumbo normal.

 

Ya había pasado un largo tiempo, y el náufrago veía cómo el final de ese día estaba por culminar.

Hubieron varias horas de estar clamando a Dios, de soportar el calor abrasador del sol, y de sentir poco a poco el descenso de la temperatura del agua.

 

De pronto culminando la tarde, se acercó una nueva flota para ofrecer ayuda al naufrago

- Fuimos informados de tu situación

- gritó un hombre que vestía ropa y gorra de marino.

El náufrago tiritaba de frío, hambre, ya estaba insolado y agotado del cansancio, pero de nuevo contestó:

- No se preocupen por mí, yo se que Dios me va salvar.

El sol se oculto y este hombre tras estar todo un día luchando y esperando la respuesta directa de Dios, de pronto vio agotadas sus fuerzas, los signos vitales abandonaron definitivamente su cuerpo.

 

Al llegar al cielo, este hombre anuncio a Dios una protesta:

- Estuve pidiéndote todo el día que me salvaras de esa situación, ¿por qué no lo hiciste?.

La respuesta... francamente asombrosa:

- Te oí y te envié ayuda. Mandé tres barcos a tu rescate, fueron tres oportunidades que tú has rechazado  

Luego de unos segundos de silencio y reflexión el hombre replicó:

- Ahora me doy cuenta de algo...

- ¿De qué?

- le dijo Dios.

El hombre respondió:

- Tus respuestas y tu ayuda no siempre se manifiestan como uno se lo imagina, pero siempre están.

 

Diseño grafico

Ilustraciones

Copyright © 2020 Rebasando. Todos los derechos reservados.