No creas que la agilidad mental es una ventaja de mentes para grandes científicos o personas con inteligencia excepcional.

¡No es cierto!, en las pruebas de agilidad mental se enseñan habilidades, las que cualquiera puede probar. Para ayudar a desarrollar una buena memoria y agilidad mental debes seguir varios pasos.

Es importante evaluar y determinar el nivel en el que tu cerebro se encuentra; ejercita tu mente recordando datos, figuras y respondiendo sencillas operaciones matemáticas.

  • Utilizando los juegos de vídeo (moderadamente).  
  • lectura como método primordial para agilizar la memoria
  • Hacer una combinación de varias cosas, leen constantemente, hacen operaciones matemáticas
  • ¡Importante!,  hacer algún tipo de actividad física.

Nuestro cerebro es como un músculo, que se debe estimular constantemente para que cada vez sea mayor su fuerza, los cursos de Agilidad mental son iguales que ir a un gimnasio, nuestro entrenador nos dice que debemos hacer, cuantas repeticiones, de que tipo y en que momento hacerlos,

La destreza mental, se inicia con ejercicios básicos y poco a poco se va exigiendo mas, también es importante otros aspectos, como dormir correctamente, respirar bien, la alimentación y el ejercicio físico.

A medida que nuestro cerebro se ejercita cada vez sera mayor la cantidad de información que podemos retener y más rápidamente.

No siempre debes estar ejercitando y ejercitando la mente, debes dar espacio hacer actividades diferentes para relajar tu mente, variar y no saturar mucho el cerebro,.  y ver mejores resultados, 

Naturalmente, un programa de Agilidad Mental incluye todos estos aspectos y usted va a ir tan rápido o despacio como su mente lo permita, usted decide cuando iniciar y cuando detenerse, pero siempre va a encontrar una gran diferencia de su cerebro en el antes y el después de tomar un curso de Agilidad Mental.

 

Cuadrados mágicos para ejercitar la mente

Según, primer cuadrado mágico fue descubierto por los chinos sobre el caparazón de una tortuga que emergió de río Lo. 

En la actualidad, los cuadrados mágicos son construcciones de números que no tienen mucha utilidad pero con unas propiedades asombrosas. 

Los cuadrados mágicos, son casillas en forma de matrices de determinado numero de filas y columnas con la propiedad que cada fila y columna suman la misma cantidad. Al valor de esta suma se le llama constante mágica. N es el orden del cuadrado. Así, por ejemplo, un cuadrado de 3x3 es un cuadrado de orden 3.

Construcción del cuadrado:

 

 Método Loubere

Para la construcción de un cuadrado de orden impar podemos seguir el siguiente método:

 

  • Tomemos una serie aritmética cualquiera, para mayor comodidad la serie de los números naturales, y coloquemos el número 1 en la celda central de la fila superior.
  • La cifra consecutiva a una cualquiera debe colocarse en la celda que le sigue diagonalmente hacia arriba y hacia la derecha.
  • Si al hacer esto se sale del cuadrado por el límite superior del contorno del mismo, saltaremos a la celda de la columna siguiente hacia la derecha y en su fila inferior, si se sale por la derecha, se sigue por la primera celda, a partir de la izquierda, de la fila superior.
  • Cuando la celda siguiente está ocupada, el número consecutivo de la serie se coloca en la celda inmediatamente inferior a la del número precedente, comenzando así un nuevo camino en la dirección de la diagonal.

Así por ejemplo el cuadrado mágico de orden 3 y constante mágica 15 es:

8 1 6
3 5 7
4 9 2

Para orden 5:

17 24 1 8 15
23 5 7 14 16
4 6 13 20 22
10 12 19 21 3
11 18 25 2 9

Método Brachet

Otra manera aún más sencilla de resolver los cuadrados mágicos de orden par es la siguiente:

Por ejemplo, para un cuadrado mágico de orden 5, el primer paso es colocar, en un rombo, los números ordenados, siguiendo las diagonales alternas y empezando con el uno en la casilla superior:

        1        
      6   2      
    11   7   3    
  16   12   8   4  
21   17   13   9   5
  22   18   14   10  
    23   19   15    
      24   20      
        25        

Como se puede ver en el ejemplo, nos queda un rombo con un cuadrado central con huecos. En la parte exterior de este cuadrado quedan 4 triángulos. El siguiente paso es rellenar los huecos del cuadrado central con los números de los triángulos exteriores. Para ello imaginamos que recortamos estos triángulos y los situamos sobre el cuadrado central. El triángulo superior lo situamos en la parte inferior del cuadrado. El triángulo inferior, en la parte superior. El triángulo de la derecha en la izquierda y el de la izquierda, en la derecha del cuadrado central. El cuadrado mágico queda así:

11 24 7 20 3
4 12 25 8 16
17 5 13 21 9
10 18 1 14 22
23 6 19 2 15

 

 

Nuestros Diseños

Featured
Out Of Stock
Copyright © 2020 Rebasando. Todos los derechos reservados.