Me arrodillé para orar pero, no por mucho tiempo,

Como iba a hacerlo si tenia mucho que hacer, estaba ocupado tenia que darme prisa y ponerme a trabajar para unos proyectos urgentes en la oficina que requerían toda mi atención. Así que me acostumbre a decir mi oración de una forma muy apresurada, inmediatamente me levanto y satisfecho con mi deber cristiano me dispongo a trabajar.

 Durante todo los días no quedaba tiempo para darle gracias a Dios. No hay tiempo para hablar de Cristo y peor si los amigos se burlan de mí. No hay tiempo, no hay tiempo, hay mucho que hacer eso era mi constante grito. No hay tiempo para dar a las almas lo que necesitan, es que el trabajo, las obligaciones, los pagos...

Pero llego el momento de morir. Fui ante el Señor, que vino y se quedó con los ojos bajos porque en sus manos Dios tenía un libro "el libro de la vida".

Dios examinado su libro y dijo:

—"Tu nombre no lo puedo encontrar, una vez iba a escribirlo , pero nunca encontré el tiempo.

" - Autor desconocido -

 

Es sorprendente ver cuánto tiempo pasaba Jesús en oración. El nunca estaba demasiado ocupado para orar. Cuando aumentaban sus obligaciones y tenía que enfrentarse a grandes decisiones, se iba solo a orar. ¿Lo hace usted?

Es difícil continuar enamorado de alguien con quien pasamos poco tiempo o a quien casi no dedicamos ni un pensamiento. 

 

http://www.youtube.com/watch?v=cf7UMfYAcoc

Ilustraciones

Diseños

Destacados
Agotado
Destacados
Agotado
Destacados
Agotado
Copyright © 2019 Rebasando. Todos los derechos reservados.