Era una fiesta de Enamorados en Londres. Celebraban un alegre baile juvenil en un edificio de dos pisos. La noticia de la fiesta se difundió y los jóvenes fueron llegando, en parejas, en grupos. Cuando ya había más de doscientos jóvenes bailando, el piso cedió.

Se debió a una simple ley física. Un piso hecho para soportar a cincuenta personas no puede ser sometido para soportar a doscientas personas o mas. El piso se rompió y los jóvenes cayeron en medio de una espantosa confusión. Dos muertos y sesenta heridos fue el saldo del trágico final de la fiesta.

 

http://www.youtube.com/watch?v=KcyA2ZC-NJU

Así mismo, si sobre una esposa sufrida o un esposo demasiado ingenuo, el otro cónyuge empieza a poner demasiado peso de infidelidad, tarde que temprano habrá un quiebre, una ruptura, o un desastre.

Es simple ley moral. Muchas esposas ceden por el peso de demasiadas burlas o engaños del marido, y se rompen como estante de vidrio que deja caer estrepitosamente la excesiva carga de copas que se le ha puesto encima. Y quedan igualmente hechas añicos.

 

Este y otros videos los puedes ver y escuchar en www.conciencia.net, contiene mensajes para la vida diaria.

 

 



Diseño grafico

Ilustraciones

Copyright © 2020 Rebasando. Todos los derechos reservados.